miércoles, 13 de noviembre de 2013

Alumno: Ana Lidia Roldán Gutiérrez.

Roldán Gutiérrez  Ana Lidia

La presidencia débil 2006- 2012. Ensayo político sobre la dialéctica del caos.

De acuerdo con Giovanni Sartori, el sistema presidencial tiene como principales características las siguientes: el Presidente (que es jefe de Estado y de gobierno) es electo popularmente, éste no puede ser retirado del cargo por decisión del Congreso, encabeza el gobierno que designa y cuenta con la separación de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.[1]
En el contexto de México, Jorge Carpizo definió el presidencialismo como el periodo en el cual el titular del poder Ejecutivo actúa como columna vertebral de todo el sistema político al adquirir facultades constitucionales, al ser al mismo tiempo jefe de partido, influir en la integración de los poderes Judicial y Legislativo, ejercer control sobre los medios de comunicación, dirigir indirectamente los procesos electorales, participar con voz de calidad en el proceso para designar a su sucesor en la Presidencia, asumir facultades de designación y remoción de los gobernadores de los estados, entre otras.[2]

Capítulos 1 y 2. La ruta del colapso. Silenciosa pretorianización.
Al inicio del primer capítulo, se menciona que tres años después de iniciar el sexenio del presidente Felipe Calderón Hinojosa, aparece un estudio lanzado por el BM sobre la gobernabilidad global, en el cual, de seis rubros a evaluar, México reprueba cuatro: Estabilidad política, Estado de derecho, control de corrupción y rendición de cuentas.
Si tratamos temas de seguridad, es importante mencionar que el ex presidente declaró una nueva campaña contra el narcotráfico, donde involucró al ejército mexicano, sobre todo en operativos especiales que fueron llevados a cabo en  diversos estados de la República Mexicana y que provocaron el aumento en las cifras de ejecuciones, creando una atmósfera cotidiana llena de violencia.
A la vez el impulso para la modernización de los cuerpos policiacos del país, implementando Programas y Estrategias Nacionales de Seguridad como el Proyecto: "Plataforma México" que entre otras cosas se refiere a la existencia y puesta en marcha de un sistema único criminal en todo el país, que no fue más que otro intento fallido de un presidencialismo que olvido las prioridades, compromisos y necesidades de su  población.
Sin embargo, queda a bien preguntarnos si éste “gran fracaso” es  resultado de un sexenio y  medio del régimen panista, o en su caso, un vaso que ha venido siendo llenado desde hace más de 70 años y hasta ahora empieza a derramarse.
Sí alguna vez, México tuvo el concepto sartoriano de presidencialismo ¿En qué momento lo perdió? ésta y muchas otras dudas más se quedan para un futuro cercano e incierto que nos envuelve como jóvenes y posibles intérpretes de cambio.



Nieto, Gerardo. “La presidencia débil: 2006-2012. Ensayo político sobre la dialéctica del caos”. México, Siembra, 2013.



[1] Sartori, Giovanni, Ingeniería Constitucional Comparada, México, FCE, 1997.
[2] Carpizo, Jorge, El Presidencialismo Mexicano, México, siglo XXI, 1987.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada