lunes, 11 de noviembre de 2013

Alumno: Daniel Ivan Tapia Haro

Daniel Ivan Tapia Haro

11/11/2013
Metodología de la Investigación
La Debacle Mexicana
Durante la segunda etapa del gobierno de transición en México, el Partido Acción Nacional con Felipe Calderón Hinojosa como su jefe ejecutivo en la residencia de Los Pinos, intentó combatir de manera frontal la situación tan violenta que ciertas regiones de la nación venían presentando.
Sin embargo, tras la turbulenta llegada al poder del entonces ex-secretario de energía con dudosa legitimidad de su mandato, este se enfrento a una táctica militar desgastada en donde se mostraba día a día la superioridad de los cárteles de la droga, una tenebrosa recesión económica mundial en 2008, y trabas congresistas de los partidos de oposición a las propuestas del ejecutivo. De esta manera, el ensayo de Gerardo Nieto “La Presidencia Débil 2006-2012. Ensayo político sobre la dialéctica del caos”, nos ayuda a reflexionar estas cuestiones que fueron el día al día del sexenio calderonista.
Realizar un análisis acerca del gobierno del presidente Felipe Calderón, nos lleva rápidamente a encontrar que con los dos gobiernos del partido de la alternancia, el presidencialismo priista termina abruptamente, y el ejecutivo queda en manos de distintos poderes fácticos que finalmente terminan manejando al líder de la República. Tal como Gerardo Nieto lo expone en su ensayo político: “La condición de debilidad política del régimen lleva a un co-gobierno con el Congreso. El Poder Legislativo asume, como en pocas etapas de la historia reciente, el papel de un contrapeso real al presidente; [...] Hay una gradual pero consistente pretorianización.” (Nieto, 2013: 33).
Este término utilizado por el autor Nieto simplemente refleja la militarización que el Gobierno del presidente Calderón Hinojosa  utilizó para imponer orden en las regiones azotadas por la delincuencia organizada. Empero, ¿Es todo culpa de la mala administración panista? La pregunta es, en este análisis, forzosamente necesaria. Si bien, las estadísticas realizadas por el Banco Mundial nos arrojan que al término de la administración foxista y a los dos años de la presidencia calderonista los diferentes índices como el de Estado de Derecho, control de la corrupción, rendición de cuentas y eficacia gubernamental decrecen de manera sustancial. (Nieto, 2013: 44-45) El problema quizá tenga raíces más profundas.
Durante todo el sexenio de Calderón según cifras del Banco Mundial, cada año México subió varios puntos porcentuales en el índice de la pobreza, terminando su mandato en aproximadamente 54% cuando lo había recibido con el 42.7% cifra histórica más baja en la historia del país (El Banco Mundial, 2013). Esto causó que las filas del crimen organizado encontraran un recambio generacional alimentado por el alto desempleo juvenil que impero en el país y que el gobierno respondiera a tal situación de una manera incorrectamente bélica.
Ante la crisis económica, y el asalto a la soberanía nacional, “el eje principal de acción gubernamental descansa en el ejército; sin embargo el costo de esa política es elevado.” (Nieto, 2013: 63).
El costo es elevado debido a la ultranza a los derechos humanos y a la carencia de libertades otorgadas por el régimen de Calderón. Consecuencia que parecía sería fácil de suponer, ya que “[el ejército] De ser la institución mejor resguardada del régimen, pasa a ser la más expuesta al desgaste de su imagen.” (Nieto, 2013: 66) debido a que la organización armada simplemente no esta para resguardar la seguridad del territorio. Y de esta manera la administración en turno modifico su funcionalidad constitucional para permitir que éste suplantara a las policías estatales y municipales, coyuntura que refleja la poca gobernabilidad del Estado en partes distintas del país.
En conclusión, el erróneo y difícil manejo que envuelve al Estado mexicano llego a su clímax con la desprestigiada presidencia del actor panista que falló en reiteradas ocasiones en su discurso anti-narcótico y en sus políticas frustradas en reiteradas ocasiones por los congresistas tanto en el Senado como en San Lázaro.
El análisis que podemos arrojar con estas cifras rojas que cada año empeoran sean gobiernos panistas, priistas o perredistas es que a  México le hace falta una sería construcción de ciudadanía, basada en valores fundamentales, ya que hoy en día “El cambio se hace inconscientemente, por irrespetuosidad en los de abajo y por falta de convicción en los de arriba. Esto se agrieta porque se descompone. Nadie cree en su misión, ni el juez que condena, ni el cura que dice misa, ni el militar que mata en la guerra.” (Escalante, 2011: 24-25)
Bibliografía
El Banco Mundial, (2013). México: Indicadores del desarrollo mundial [en línea], Consultado el 11 de noviembre de 2013. Grupo del banco mundial, disponible en: datos.bancomundial.org/país/mexico#cp_wdi.
Escalante Gonzalbo, Fernando, (2011) Ciudadanos Imaginarios, México, El Colegio de México.
Nieto, Gerardo, (2013) La Presidencia Débil: 2006-2012. Ensayo político sobre la dialéctica del caos, México, Editorial Siembra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada