miércoles, 13 de noviembre de 2013

Alumno: Andrea Gisela Morales Bravo.

Morales Bravo Andrea Gisela

La dialéctica del caos
México, según el Banco Mundial, tiene una gran inestabilidad política, y no solo eso, también tiene grandes índices de corrupción, ¿Que es lo que une a estos dos problemas en la política de México?.

En medio de una crisis preocupante, donde hay mucho desempleo pero poco crecimiento económico, comienza una nueva insurgencia, “la narcoinsurgencia”. ¿Como es que el narcotráfico empieza a jugar un papel importante en la historia de México, si no es un problema reciente, sino que viene de algunos años atrás?.

Así es como se muestra una evidente debilidad del gobierno, ya que no hay tal gobierno por el Estado, los que realmente comienzan a tener el poder son otras élites que podemos reconocer cotidianamente, tales como las instituciones, los medios de comunicación, la iglesia y algunos sindicatos, pero sin duda la más notoria y peligrosa, es la del crimen organizado.

¿Porque México es más frágil en el sexenio 2006-2012 que en el sexenio 2000-2006?, la respuesta puede encontrarse en la “guerra contra el narcotráfico”, porque no se trata de proteger a la sociedad mediante técnicas que involucren más movilidad en las policías estatales y federales sino que estamos atrapados en un fuego cruzado entre el ejército y el crimen organizado. Un crimen organizado, que domina a la sociedad mediante el miedo.

Los carteles de droga se aprovechan de la gente más necesitada, de la gente que cuenta con menos oportunidades, como las personas del campo que comparan sus oportunidades con estas personas que no cuentan con una escolaridad avanzada. Es por eso que prefieren dedicarse a brindar sus servicios a las personas que a diferencia del gobierno, les ofrecen un buen salario y muchas oportunidades muy cómodas.[1] Sin embargo son justo las personas del campo las que pagan los elevados costos de esta “guerra” porque son ellos los que mueren en dichos enfrentamientos entre el narco y el ejército.


Estos carteles de droga siguen existiendo gracias al consumo de drogas, siendo Estados Unidos el consumidor más grande, por supuesto que dejan una gran ganancia al gobierno de México, porque el narcotráfico y la política están entrelazados, entre la compra de plazas o manipulación de la información, que causan tremenda debilidad institucional y una cada vez más aumentada corrupción. Esa corrupción es notoria al encontrar cuerpos de la policía involucrados en el narcotráfico.[2]

Gracias a esta guerra, las calles ya no son seguras, a pesar de que el ejército está en ellas, la gente se siente más insegura, esto también deja bajas económicas  tremendas en algunas zonas turísticas, ya que es conocido en todo el mundo que México es un país inseguro.

¿Es posible que se gane esta guerra contra el narco?. Si bien es cierto que el crimen organizado puede descuidarse por muerte o captura de sus dirigentes y por pelear el dominio de territorios con otros carteles, también es muy cierto que este fenómeno del crimen organizado, le deja al Estado una inestabilidad social y política que es difícil restaurar si se tiene desconfianza entre sus instituciones o se pierde la confianza de la gente en estas instituciones, que debieran proteger la seguridad social, se han vuelto corruptas y se mezclan con el crimen organizado.

Es un problema serio el que enfrentamos, pero no podrá solucionarse sólo con la fuerza del Estado, porque sería un derramamiento de sangre. Cuando en realidad la parte más importante de esta solución, NO es la fuerza sino las acciones de una sociedad que lejos de tener miedo debe tomar el sendero de esta sociedad y llevarla a un futuro con justas oportunidades para todos, donde haya seguridad y sobretodo un crecimiento económico, político, social y cultural.




[1]La gente se ha dedicado a lo mismo durante décadas, no conocen otro modo de vida, tampoco alguien se los ha enseñado. Hernandez ,Anabel. Los señores del Narco Editorial Grijalbo. México 2010. p. 10
[2] Campesinos casi analfabetas como Caro Quintero [...] y el chapo, no hubieran llegado muy lejos sin el contubernio de empresarios, políticos y policías, esas personas que todos los días ejercen el poder desde un falso halo de legalidad. Ibidem. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada