miércoles, 13 de noviembre de 2013

Alumno: Diana Luna Salazar .



La presidencia débil 2006 – 2012

Según los indicadores de gobernabilidad a nivel global 2009 del Banco Mundial, México muestra una frágil gobernabilidad y un importante riesgo de fracturas sociales y políticas, esto demostrado por las calificaciones reprobatorias en cuatro de seis aspectos evaluados, más afectada por la narcoinsurgencia. 
La frágil gobernabilidad se debe a la corrupción, la violencia, a la ausencia del Estado de Derecho. Esto empeoro significativamente de un sexenio a otro, lo que muestra que el gobierno fue más frágil en el sexenio de Felipe Calderón que en el de Vicente Fox. Como lo dice el autor, somos una nación sin entramado constitucional que garantice una efectiva transparencia en el sector público y menos una puntual rendición de cuentas
Debido a todo esto, Estados Unidos a denominado al Estado mexicano como `Estado fallido`. 
México es el segundo país en América Latina que registra una mayor polarización en cuanto a economía. 
El supuesto colapso viene tras la crisis del ciclo económico que se presenta en 1810 y 1910 y que probablemente se vuelva a repetir.
El gobierno de Calderón resulto ser un gobierno vulnerable e inestable. Fue un gobierno que baso su poder en el uso legítimo de la fuerza del Estado. Además hay una gran influencia sobre el presidente por parte del partido que le antecede al suyo en el gobierno, el PRI, aunada a la manipulación ejercida sobre él por parte de algunos sindicatos y otros factores más, que evidencia su debilidad y muestra el poder ejercido sobre el gobierno de ese momento.
Lo anterior ayuda a confirmar que el poder real del país no está en manos del presidente, sino de las elites políticas, religiosas, sindicales, etc.
Lo peor de esto, es que la ciudadanía no es capaz de exigir un cambio, o de colocarse a la cabeza, lo que hace que continuemos así, sujetos a la decisión de unos cuantos que sólo ven por sus intereses particulares. Lo que solamente crea temor e incertidumbre a la población.
En cambio, quien ha ganado terreno es el ejército, cada vez es más común verlos por las calles, si dar la misma sensación de seguridad que daban tiempo atrás, quizá incluso al inicio del sexenio. Ahora, el actuar del ejército mexicano es constantemente vigilado y criticado, ya no son la misma figura de poder, aunque lo ejercen, aunque tienen una gran influencia en el gobierno.
Todo esto poco a poco fue propiciando que el gobierno tomara medidas más fuertes y severas, lo que a su vez causa descontento en la población y algunos sectores importantes del país, como el sector económico. Aun así la población, aunque cada vez más participativa, pero no de la mejor manera ni con las mejores herramientas, exige un cambio, pero para esto será necesario un cambio en la educación mexicana para dejar caer toda la responsabilidad de sacar adelante al país a los políticos, que en ocasiones, ni siquiera son lo suficientemente capaces de desempeñar una buena labor.

Bibliografía
Nieto, Gerardo. La Presidencia débil 2006-2012 Ensayo político sobre la dialéctica de caos. México. Siembre. 2013.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada