miércoles, 13 de noviembre de 2013

Alumno: Humberto Quintero Sánchez.

Quintero Sánchez Humberto    Grupo 0022
La presidencia débil 2006 – 2012
En el año 2006 empieza uno de los periodos que sin dunda alguna serán mayormente recordados por la historia mexicana, no por ser uno de los mejores o un régimen novedoso, sino por ser un periodo de sangre y caos puros que acuchillaron el alma de los mexicanos y la dejaron a la búsqueda de una esperanza casi intangible.
Todo esto se ve reflejado en los ensayos del libro de Gerardo Nieto, los cuales  nos relata cómo y porque se puede decir que la presidencia del periodo 2006 -2012 es la presidencia del caos y la debilidad de esta.
Ya habiendo dicho esto podemos empezar a decir porque  el país se volvió en ente caótico y sin esperanza; el autor nos empieza dando un dato fuerte  el cual revela que México para  el año 2009 es estudiado por el banco Mundial en seis diferentes aspecto, de los cuales nuestro país reprueba cuatro las cuales son: estabilidad política, estado de derecho, control de la corrupción y rendición de cuentas.[1]
Este dato además de ser una evidencia del fallo de un gobierno, también  evidencia la entrada en un estado fallido, o incluso en un estado de naturaleza en el cual sobrevive el más fuerte y en el cual los individuos nunca llegan a una unión más que por la fuerza  .pero revisando estos cuatro puntos también notamos un hecho curioso que nos plantea una pregunta ¿la constitución mexicana es rebasada e insuficiente en este periodo?
Es más que obvio decir que en la última administración panista volvió a México un estado de primitivo de naturaleza por su incumplimiento del estado de derecho y la poca capacidad para asegurar su a las personas su seguridad ,como se supone debería hacer un gobierno el cual tiene, el control del monopolio de la violencia que obtuvo gracias a un pacto social ,pacto que el gobierno panista a incumplido, por sus elevados índices de corrupción y su baja estabilidad política además de la enorme ruptura en la estabilidad entre las elites que se gesto en la cúpula y el poco control de la economía que se hundió en una crisis que poco a poco orillo a la gente a las formas fáciles de conseguir el capital (el narcotráfico).
Mientras tanto otra de las cosas que podemos notar de este régimen es la militarización del mismo ,lo que representa un retroceso, pues si bien no se puede hablar de un gobierno o un gobernante que no posea un ejército propio ,también no se puede hablar de un gobierno fuerte que no sepa separar las funciones de la fuerza militar con las funciones de la política ,ya que en una democracia en que el rubro militar se interpone en la acción política de un estado es seguro que fracasara cualquier tipo de participación civil a causa del miedo .ejemplos de esto en la historia mexicana hay muchos siendo el ultimo el del gobierno Calderonista.
También es obvio que en esta administración se usara a los militares porque no era capaces de gobernar, o como lo refleja Gerardo Nieto en su libro con una simple frase “el gobierno no gobierna”[2]frases como estas reflejan el porqué el nombre del libro la presidencia débil, no se puede concebir un gobierno fuerte, si este depende enteramente de su ejército y no de su administración para garantizar su seguridad y la de su sociedad.
Sin lugar a dudas el caos la inseguridad y la desesperanza fueron sentimientos que perduraron en el México de la guerra contra el narcotráfico ,un México en el cual la sociedad fue en su totalidad abandonada ,las elites no llegaron a acuerdos mutuos ,las fuerzas políticas no tenían orden y empezó a gestarse un estado de inseguridad el cual genero un gobierno militarizado en donde la democracia y la constitución fue poco a poco olvidada ,tanto por el gobierno como por la sociedad desesperada del México panista.
Bibliografía
Nieto, Gerardo. La presidencia débil: 2006-2012. Ensayo político sobre la dialéctica del caos. México, Strategos. 2014



[1] Gerando Nieto, La presidencia débil 2006-2012 ensayo político sobre la dialéctica del caos ,México ,Estrategos,2012 ,p.43
[2]Ibid.,P.63 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada