miércoles, 13 de noviembre de 2013

Alumno: Viridina Zarayt Vela Rosales

UN GOBIERNO DÉBIL… Y UN PRESIDENTE ¿QUÉ?
Hablar de una presidencia débil, podría tomarse como un tema ya visto, o ya tocado en otros momentos, sin embargo cuando uno se detiene a pensar en ello, podemos notar que no es así, puesto que quizá a diario se hagan afirmaciones de esta naturaleza a cada uno de los presidentes que han pasado por este país, pero más allá de juzgarlo como ineficiente esta vez se fundamentan las afirmaciones.
            Como principal cuestión podríamos tener ¿cuál es el origen de este problema? es decir ¿qué lleva a México a atravesar por una fragilidad institucional? De tal magnitud
             A pesar del minucioso trabajo tomado en este libro muchas de las cosas que están ahí son posibles de deducir al leer los periódicos y ver los noticieros durante ese sexenio y más aún en estas fechas en las que salen a relucir las “intimidades” del presidente anterior.
            En la mayoría de los casos nos dimos cuenta del poco apoyo que tenía Calderón por su mismo partido, y bueno más aun por el congreso, órgano gubernamental que a pesar de que se decía que a partir de Vicente Fox se había cambiado de forma de gobierno debido a que pertenecía a otro partido podemos notar fácilmente que no era así puesto que la mayoría de curules se encuentran ocupados por priistas[1].
            Para defender una postura a favor de lo dicho en este libro no hace falta más que haber vivido en este país durante ese sexenio, sexenio en el que el presidente fue más que criticado por haberse refugiado en las faldas del ejército en su lucha contra el narcotráfico, con lo que demostró la necesidad de una fuerza tan violenta puesto que no era capaz de crear técnicas de combate de manera que se convirtió en burla de muchos periódicos en los que con persistencia lo pintaban con un uniforme para el cual no daba el ancho[2].
            Su gobierno creo desconfianza ya que no se sabía si con su lucha al narcotráfico estaba reduciendo la delincuencia o realmente la aumentaba pues su idea inteligente fu combatir violencia con violencia lo que ocasionó que los delincuentes quisieran tomar venganza y demostrarle al gobierno que si ellos podían matar a algunos de sus sicarios ellos también podrían matar a personas “inocentes”, pero mientras toda la lucha se daba en el norte del país (en un principio, porque poco a poco fue extendiéndose por toda la república) en algunos estados se comenzó con el chantaje y extorción.
            A diario se escuchaba que a diferentes personas con un negocio exitoso le pedían cuotas para poder seguir con su negocio algo que no podía tener otra consecuencia más que la decisión de cerrar el negocio.
            Problemas económicos, de poco apoyo al presidente y poca aceptación por la gente pero sobre todo los niveles de inseguridad llevaron al presidente a ser algo así como un presidente de chocolate.
La conducción administrativa y política genera incertidumbre y temor en ambos sectores sociales y grupos económicos.[3]
            Es importante aclarar que la debilidad del gobierno no es directamente proporcional al presidente, pero si a sus decisiones y al trabajo conjugado con las instituciones que forman parte del Estado.
           



[1] García, Juan (2013) “El Senado Mexicano, Estructura y Funciones” [En línea] México, disponible en: http://www.diputados.gob.mx/cronica57/contenido/cont15/leer2.htm

[2] Chobojo, (2011) “Chobojo” en “La palabra y las ideas sin fronteras - Mundo Cultural Chobojos” [en línea] México disponible en: http://chobojos.zoomblog.com/cat/25257
[3] Nieto, Gerardo (Siembra, 2013) La presidencia débil: 2006-2012, Silenciosa pretorianizacion, p.63

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada